¿Tus redes sociales se llenan de recetas?

Hace un rato que me he comido el puré y el filete a la plancha y ya empiezo a tener hambre, pero hay que resistir a ver si entramos en el bañador este verano. Así que para distraerme y pensar en otra cosa, voy a entrar en Facebook hasta la hora de la cena. Las vacaciones de mi prima, noticias de política y vídeo de un minuto sobre cómo preparar gofres con chocolate… desplazo la pantalla y sigo leyendo, he vencido a la tentación… A mi amigo le ha dejado la novia, el último chiste de Cabronazi… ¡otro vídeo de comida!, esta vez va sobre cómo preparar una burguerpizza, ¿o es una pizzaburguer?, es igual, el mal ya está hecho, voy a atracar la nevera mientras mis redes sociales se siguen llenando de recetas.

Tu TL también está lleno de recetas, ¿verdad? Pues precisamente, ese es el motivo por el que en el post de hoy queremos observar y analizar los porqués de este fenómeno que está arrasando en las redes sociales, en lo que posiblemente sea el post más literal de nuestra sección del blog “Se cuece en las redes”.

#FOODPORN, el precedente

Aunque últimamente las recetas en vídeo están colapsando las redes sociales, hay un término conocido como “Food Porn” que desde hace tiempo ha estado de moda en ellas. La palabra hace referencia a esas fotos en las que cuando captamos la comida tratamos de estimulFood Porn comida en redes socialesar al máximo los sentidos del que lo ve mediante primeros planos  y texturas con tanto detalle fotográfico que casi se pueden saborear.

Un estudio de Adweek nos cuenta que si buscamos en Instagram la palabra #food encontramos unos 170 millones de publicaciones y si nos vamos a #foodporn unos 80 millones, por lo que es evidente la gran tendencia a este tipo de publicaciones.

Abuela hoy cocino yo

Cocino yo, cocinas tú y cocina él porque la comida ha pasado de ser algo que el siglo pasado se veía como actividad para madres y a abuelas a ser una tarea moderna que todos queremos dominar. Programas de televisión, influencers y todo tipo de contenidos dan fe de que esa imagen ha cambiado y mucho. Ahora todos queremos ser TopChefs, MasterChefs y subir nuestros platos a las redes sociales.

El vídeo como principal aliado

Vídeos de no mucho más de un minuto, muy fáciles de consumir, que incluso sin audio se pueden disfrutar y que se viralizan muy muy rápido. La fórmula no falla: vídeos pensados para Facebook, que aunque estén también en otras plataformas, su diseño está orientado por completo a esta red social.

Perfiles como Tasty con casi 67 millones de seguidores o Tastemade con 20 millones se han convertido en auténticos influencers y sus vídeos son rápidamente viralizados gracias a la velocidad con la que la gente los consume, ya que en poco más de un minuto los han visto.

Por ello las marcas empiezan a copiar este modelo y empresas de alimentación en todo el mundo (en nuestro país Gallina Blanca, Ybarra o Nescafé, por ejemplo) ya han comenzado a lanzar vídeos con recetas propias buscando generar contenidos que atraigan a un público cada vez más enterado de las novedades culinarias.

#FoodFlock el congreso de chefs en Twitter

Para concluir el artículo queremos hablar de un nuevo proyecto que ha emprendido Twitter recientemente con el que pretenden sumarse como referente gastronómico en Internet.

A través del Hashtag #FoodFlock, la red del pájaro pretende poner de moda el @TwitterFood Council, un espacio en el que chefs profesionales de todo el mundo y líderes de opinión en gastronomía pueden charlar y debatir sobre comida, conversaciones a las que todo el mundo se puede unir.

Preguntas y respuestas, vídeos en directo a través de Periscope, fotos de los platos que preparan… todo tiene cabida en el Twitter Food Council.

En España tenemos representación española gracias al chef José Andrés que forma parte del equipo de @TwitterFood

 

Y tú, ¿crees que puedes explotar la moda de los alimentos en tus redes sociales? Pues date prisa y comienza trabajar en ello.